enero 26, 2014

Ser mamá no es tarea fácil.

Ser mamá sin duda no es algo fácil. Hay días buenos y hay días... bueno, no tan buenos. Esta semana ha sido una con varios días no tan buenos. No me malinterpreten, no me estoy quejando de ser mamá en lo absoluto. ¡Adoro mis días con Sebastián! Pero para ser honesta, hay días que son retantes. Puede ser que Sebastián esté pasando por una etapa de crecimiento difícil, tal vez vienen más dientes en camino, o simplemente no ha estado de buenos humores, al fin y al cabo todos tenemos días así. La cosa es que recientemente han habido bastantes días así. Días en los que vengo a desayunar/almorzar después de las 3:00pm. 


Usando su "walker" como "scooter"

A lo que quiero llegar con todo esto es que hay días o tal vez semanas que suelen ser intensas. Muchas veces sentimos que estamos a punto de perder la cordura. Y puede ser que de cierta manera la lleguemos a perder. En mi caso, al final de días así, usualmente termino llorando en el baño. Es mi manera de liberar el stress. Pero después de ese largo baño y de mi desahogo, empiezo a pensar claramente. Sebastián es sólo un bebé. Apenas lleva 9 1/2 meses en este mundo tan complicado. No siempre sabe que es lo que quiere, o que es lo que le molesta. Y las veces que sabe, tiene el problema que no sabe como hacerse entender. Ahí es donde viene mi trabajo. Entenderlo. Guiarlo. Consolarlo. Amarlo. 


"Ayudando a doblar la ropa limpia"

Sé que estos días difíciles pasarán. Pero también estoy consciente que vendrán otros días igual de complicados, pero con otros asuntos. Ser madre/padre es una combinación de algunos días difíciles, mezclados con muchos días llenos de alegrías, sonrisas y amor. Prefiero concentrarme en esos días.... porque sé que el tiempo pasa demasiado rápido, y pronto todo esto serán solamente recuerdos. Y estoy casi segura que al final de cuentas, los recuerdos que quedarán grabados en mi mente, ¡serán los buenos! ;)


Intentando meterse en una de las canastas de juguetes. 

Pero siendo ahora un poco mas egoísta... luego de semanas intensas me doy cuenta que llevo también semanas sin dedicarme tiempo a MI. Paso mis días tan concentrada en Sebastián que olvido que yo también necesito cariño de mi, para mi. Y esto amigas, ¡es NECESARIO! ¿Puedo escuchar un Amén?  Volviendo a la seriedad ;)... Sí, yo le dedico mis días, minutos y segundos a Sebastián y es un placer hacerlo; pero para poder darle lo mejor de mí, debo ser dadivosa conmigo también. 

Una de mis resoluciones para este año es dedicarme un poco de tiempo. Sé que suena más fácil decirlo que hacerlo, pero quiero que sea una prioridad. No estoy diciendo que me voy a ir de party los fines de semana, ¡creo que aunque quisiera ya no existe la tolerancia! jaja Pero al menos una vez al mes hacer algo que me llene, que cultive mi intelecto, que me satisfaga y me dé energías nuevas. 

Les cuento algunas de las cosas que quiero hacer este año durante el tiempo de Mamá.

*Leer al menos 6 libros en el 2014. (Comencé a leer este.)
*¡Hacer arte, crear!
*Ir a la playa (esto lo extraño de una manera increíble)
*Hacer ejercicio (lo debo incorporar en mi vida diariamente, y sí, también suena más fácil decirlo que hacerlo)
*Inscribirme en alguna clase (de lo que sea). 
*Hacer "dates" con Ajonel. Esta es una de mis prioridades ;)
*Sacar tiempo para ir al salón de belleza una que otra vez. (mi pelo, manos y pies lo están pidiendo a gritos)
*Y en algunas ocasiones simplemente tirarme en la hamaca ¡y descansar!

Cuéntame... ¿que haces en tu Tiempo de Mamá?



Con la almohada que le regaló Titi Inea




2 comentarios:

  1. Te entiendo muy bien y me siento muy orgullosa de ti porque has enfrentado cada Aventura con mucho amor.

    ResponderEliminar
  2. Perdón por pasar tan tarde, tuve una semana de locos que aún no termina !!!!

    Gracias por unirte al Carnaval de #AmoMiBlog. Tu post dice muchas verdades y esta aventura llamada maternidad es un mundo fascinante.

    Nos leemos el lunes!

    ResponderEliminar