octubre 30, 2014

Ese momento en el que sientes que fallas como mamá.


Este sábado pasado, salimos temprano en la mañana a hacer varias diligencias en la calle. Y cuando digo varias, realmente fueron muchas, e increíblemente Sebastián se comportó como un campeón a pesar de estar cansado de tantas vueltas. Una de las cosas que salimos a hacer, fue ir a Ikea a comprar una banqueta para el baño. Sebastián ya está en la etapa de lavarse sus dientes solo y quería que tuviera algo en que alcanzar el lavamanos de forma segura. Cuando llegamos a la tarde a la casa, inmediatamente me puse a armar la banqueta, tipo nena chiquita que le acaban de regalar un rompecabezas nuevo, así soy... siempre. Lo terminé de armar, lo probamos en el baño, Sebastián se lavó sus dientitos y todos fuimos felices.

Entre tanta euforia por la bendita banqueta y por la emoción de Sebastián al tener una mini escalera nueva (ustedes ya conocen su fascinación por trepar), olvidé en medio de la sala el destornillador que utilicé. Sí, ya se imaginan por donde voy. Mientras estoy recogiendo otras cosas, veo que Sebastián está jugando con el destornillador dándole vueltas de un lado a otro. Con toda la tranquilidad del mundo voy derechito a donde está para quitárselo, mientras voy pensando en el golpe que se puede dar y en que mucho le gusta jugar con lo prohibido. Faltando un micro-segundo para quitárselo, ¡fua! que se dá con el chavao destornillador. ¡El grito de él en el cielo y mi corazón hecho una pasa! Por un momento pensé que se había dado un golpe en la frente o algo así, pero luego me fijé bien y tenía un punto rojo dentro del ojo, ¡sí! ¡dentro del ojo! Mi hijo parecía un personaje de película de vampiros o zombies. Por mi culpa, por mi gran culpa... mi despiste. Sentía que había hecho la Melissada más grande de mi vida. ¿A quién se le ocurre dejar un destornillador al alcance de un niño de 18 meses? Nunca había sentido tanta culpa. Era de noche y sábado, así que no podía llamar a la oficina de la Dra., por lo tanto, hice lo que cualquier madre haría.... llamé a mami. Ella me calmó, como siempre hace y esperé al siguiente día, para que mi cuñada, que es doctora de familia junto al tío de Sebastián quien es profesor de enfermería, le hicieran un pequeño chequeo; y me aseguraron que todo estaba bien. Había sido algo superficial y el mismo ojo sanaría solo. Unas simples gotas harían el truco.

Hoy jueves, el ojo está prácticamente de vuelta a la normalidad, pero yo no. Sé que fue un accidente, sé que fue algo que pasó y ya, pero es la sensación de que fue por un despiste mío. Sí, ya sé, cosas pasan, una no puede protegerlos de todo, yada, yada, yada.... Pero en serio, a veces me gustaría meterlo dentro de esta burbuja... ¡así tipo la película Bubble Boy! aunque luego tenga que gastar una millonada en terapias psicológicas para él. Es increíble la impotencia al saber que no será el primer susto y que si me dejo llevar por el historial de golpes, caídas y aventuras de mi hermano Ismael, y los cuentos que he escuchado de las andanzas de Ajonel cuando pequeño, tengo una estadía segura en un hospital psiquiátrico por una posible crisis nerviosa no muy lejos en mi vida.

Ahora, si algo he aprendido, es que debo ver el futuro de forma positiva, a fin de cuentas esa la palabra que escogí para representar el 2014.  Y como me dijo Ajonel mientras le explicaba como me sentía al respecto, si mi mamá sobrevivió a las locuras y accidentes de cuatro hijos, yo tengo una buena posibilidad de salir airosa en esta aventura maternal, aunque falle de vez en cuando en mi camino.


2 comentarios:

  1. Yo sé, uno quisiera tener la maquina del tiempo para dar marcha atrás, pero la técnica es : Dar gracias a Dios porque pudo ser peor. No somos la Mujer Maravilla, somos madres, que es mucho mejor, porque todo lo hacemos por amor, con todas sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto, te entiendo pero lo importante es saber q nuestros hijos estan al cuidado de papa Dios. Jajajaja yo puedo entenderte con 3 hijos yo tengo que estar con mil ojos y he pasado mil sustos oero gracias a Dios estan bn. No te sientas culpable q todas las mamas nos pasa!! Gracias a Dios que tu chiquito esta bn y fue solo un susto. Bendiciones 😘

    ResponderEliminar